Blog de Gaby Codrean

Sitios

Sitios, colores, olores, sabores…

Escrito por Gabycodrean 22-02-2017 en Sitios. Comentarios (0)

Rutina… esa palabra tan espantosa que parece que a todos nos aterroriza. Bueno, quizás a todos no, a mi en particular a veces sí. La rutina es buena pero no en exceso. El ser humano es “un animal de costumbres” dicen. En el fondo es así, nos regimos por reglas que hacen nuestro estilo de vida uno monótono. Y por eso, de vez en cuando es recomendable romper con todo y aunque solo sea un día al mes saltarse la rutina, hacer lo que no se supone.

Eso es válido para los que no tiene  la suerte de vivir aquí, en Las Afortunadas, aquí tenemos la suerte de poder romper la dichosa rutina todas las mañanas. Basta tan solo con asomarse a la ventana, mirar al horizonte en vez de caminar cabizbajo al trabajo o a la escuela. Solo entonces nos daremos cuenta lo inmensamente afortunados que somos porque es astro rey dibuja cada mañana un amanecer distinto, en el cielo, como si de un lienzo se tratara. Un juego de luces de sombras, de tonos que van desde el  gris más oscuro al dorado más luminoso pasando por naranjas, rojizos y azules que nos llenan esperanza cada comienzo de día.


buenos días y feliz dia!


Sitios, colores, olores, sabores…

Escrito por Gabycodrean 11-02-2017 en Sitios. Comentarios (0)


Voy a contarles que sitios, que aromas y sabores y que vistas han despertado en mi este amor incondicional por la isla.

Y como en todas las relaciones el amor pasa por el estomago. Sí, la comida, pero la comida más allá de la tradición o lo innovador. El alimento en su estado más primitivo, más puro y quizás genuino.

No hay nada como despertarse temprano, salir a la calle y sentir un aroma dulce, tostado que te invade y te recuerda que vives en un sitio donde la gente aún conserva esa buena costumbre de fabricar las cosas con sus dos mejores herramientas: las manos. Es un olor tan rico y profundo que casi te alimenta con solo inhalarlo. Es el olor que te lleva a viajar en el tiempo, cierras los ojos y parece que ya no estás en el siglo XXI sino varias décadas atrás cuando la gente no tenía tanta prisa, no había tantos coches, tantos ruidos ni tantos problemas, cuando los niños para desayunar tenían bastante con un fisco leche cabra y un par de cucharadas de gofio, y donde vas a encontrar algo más rico que un gofio amasado con almendras y miel o unos ricos chicharrones pasados por gofio. Eso por no hablar de lo que en un día como el de hoy, con viento y lluvia,  le apetece tomarse a cualquier canario/a que se precie: un buen escaldón con su tocineta, su carne salada, su quesito curado, su cebolla roja de Guayonje y todo eso bien empapado en mojo.

De allí la riqueza de esta tierra, la sencillez de un pueblo que con poco crea maravillas, que ha sabido crecerse en las necesidades y que pase lo que pase, y venga lo que venga siempre conservara ese carácter.

Deben de ser los alisios, el calor abrasador de San Lorenzo o quizás el alivio que traen consigo las lluvias de primavera haciendo florecer de la nada montes y barrancos.

Todos los elementos de la naturaleza,  a veces caprichosa, han dado forma y color a un pueblo único y sin igual.

Esto es apenas el comienzo, un pequeño aperitivo... seguimos. Buenas noches!