Sitios, colores, olores, sabores…

Escrito por Gabycodrean 11-02-2017 en Sitios. Comentarios (0)


Voy a contarles que sitios, que aromas y sabores y que vistas han despertado en mi este amor incondicional por la isla.

Y como en todas las relaciones el amor pasa por el estomago. Sí, la comida, pero la comida más allá de la tradición o lo innovador. El alimento en su estado más primitivo, más puro y quizás genuino.

No hay nada como despertarse temprano, salir a la calle y sentir un aroma dulce, tostado que te invade y te recuerda que vives en un sitio donde la gente aún conserva esa buena costumbre de fabricar las cosas con sus dos mejores herramientas: las manos. Es un olor tan rico y profundo que casi te alimenta con solo inhalarlo. Es el olor que te lleva a viajar en el tiempo, cierras los ojos y parece que ya no estás en el siglo XXI sino varias décadas atrás cuando la gente no tenía tanta prisa, no había tantos coches, tantos ruidos ni tantos problemas, cuando los niños para desayunar tenían bastante con un fisco leche cabra y un par de cucharadas de gofio, y donde vas a encontrar algo más rico que un gofio amasado con almendras y miel o unos ricos chicharrones pasados por gofio. Eso por no hablar de lo que en un día como el de hoy, con viento y lluvia,  le apetece tomarse a cualquier canario/a que se precie: un buen escaldón con su tocineta, su carne salada, su quesito curado, su cebolla roja de Guayonje y todo eso bien empapado en mojo.

De allí la riqueza de esta tierra, la sencillez de un pueblo que con poco crea maravillas, que ha sabido crecerse en las necesidades y que pase lo que pase, y venga lo que venga siempre conservara ese carácter.

Deben de ser los alisios, el calor abrasador de San Lorenzo o quizás el alivio que traen consigo las lluvias de primavera haciendo florecer de la nada montes y barrancos.

Todos los elementos de la naturaleza,  a veces caprichosa, han dado forma y color a un pueblo único y sin igual.

Esto es apenas el comienzo, un pequeño aperitivo... seguimos. Buenas noches!